El láser consiste en una luz amplificada por emisión estimulada de radiación. Esta depilación daña el folículo piloso, haciendo caer el pelo.

La eliminación del pelo mediante láser requiere que las estructuras del folículo piloso sean calentadas a un nivel de temperatura comprendida entre 70 y 80 grados centígrados, suficiente para inducir un daño térmico. Las estructuras celulares, entre cuyos componentes se encuentra la melamina, como uno de los principales responsables de la absorción de la luz láser convertida en energía fotónica.

Para poder efectuar la reducción/destrucción selectiva del pelo respetando al máximo la epidermis, existen los parámetros de tiempo de relajación térmica que es de 20 a 60 milisegundos para el pelo, según el grosor y de 8 a 10 milisegundos para el tejido epidérmico.

En la actualidad, tras varios años del empleo del láser, se ha comprobado que el láser Alengadrita y el láser Diodo son los más eficaces a la hora de destruir el folículo pilo sebáceo.

LASER ALEJANDRITA:

Este láser tiene una longitud de onda de 755 nm (nanometros), y una penetración máxima de 2,5 mm, por lo que afecta menos a la estimulación de la melamina que se encuentra a 2 mm aproximadamente de la capa cornea. Es fuertemente absorbido por la melanina dentro del folículo, penetra más profundamente en la piel y con menor daño colateral.

Es importante aclarar que la depilación láser es una depilación de larga duración. Alguna de las principales ventajas de este tipo de depilación son: es indolora, y su actuación es rápida.

LaserAlejandrita0001