• Tratamientos Corporales/
  • Un recurso excelente para tratar aquellos casos corporales de difícil acceso es el uso de la parafina fría y caliente: codos, rodillas, muslos, pies, manos, etc. Está indicado para reparar los efectos de sequedad y desnutrición que se manifiesta en pieles agrietadas, resecas y con durezas o callosidades.

    La parafina es una cera especial plástica que calentada a una temperatura ofrece unos beneficios al organismo como: hidratación profunda, ya que al no permitir respirar la piel, provoca la subida de la hidratación natural de las capas más profundas, por lo tanto

    Los nutrientes y el colágeno ayudan a rejuvenecer la piel, también se recomienda para aumentar la movilidad de articulaciones, tendones, relajación de músculos y sobre todo deja la piel muy suave e hidratada en profundidad. Es ideal para pieles muy secas, y climas muy fríos.

    Primero se prepara la piel con exfoliantes, los más oportunos para retirar de la capa cornea todas las células muertas, a continuación se aplican cremas nutritivas, regeneradoras y reforzantes, y a continuación se aplica la parafina con un pincel desde una a cuatro capas, se cubre con un plástico para reforzar sus activos, cuando se ha solidificado aprox. 15 minutos, se retira. Y si se ve oportuno se aplica cualquier crema. Activa como final de tratamientos. Resultados extraordinarios.

    1132847098-84169Columna